El pasado 27 de julio se publicaba en el BOE la Ley 11/2013, de 26 de julio, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo.

Destacamos en el siguiente artículo sus puntos esenciales:

Contra el desempleo juvenil para fomentar el emprendimiento de los jóvenes menores de 30 años destaca, entre otras, la implantación de una cuota inicial reducida y la posibilidad de poder compatibilizar la prestación por desempleo

Para las PYMES,  el Impuesto sobre Sociedades, se establece un tipo de gravamen del 15/20 por ciento. En  Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas se establece una nueva reducción del 20 por ciento sobre los rendimientos netos para nuevas  actividades.

Contratos incentivados sobre todo para los de jóvenes, incentivos destinados a la contratación a tiempo parcial con vinculación formativa a jóvenes en desempleo, a la contratación indefinida de un joven y a la contratación en prácticas. Se estimula la contratación por jóvenes autónomos de parados de larga duración mayores de 45 años y la contratación de jóvenes para que adquieran una primera experiencia profesional.

Lograr financiación para pymes y acabar con la morosidad. Como norma general, el plazo de pago que debe cumplir el deudor será de 30 días naturales ( máximo 60 previo acuerdo) después de la fecha de recepción de las mercancías o prestación de los servicios. Se reforma también el tipo legal de interés de demora a 8 puntos porcentuales a los que se han de sumar al tipo de interés aplicado por el BCE. Los proveedores deberán hacer llegar la factura o solicitud de pago equivalente a sus clientes antes de que se cumplan quince días naturales a contar desde la fecha de recepción efectiva de las mercancías o de la prestación de los servicios.

Vel ley

Share This